Aprender a cocinar jugando

Aprender a cocinar jugando

La familia es un grupo formado por varias personas. Sin embargo, como grupo, dentro de la familia también existen diferentes tipos de relaciones posibles: padre e hijo, madre e hija, pareja, abuelo y nieto… Es decir, para que una familia sea sólida requiere que las relaciones individuales entre los diferentes miembros sean positivas y constructivas.

En este sentido, hoy vamos a prestar una atención especial a la relación que cualquier madre debe de tener con su hijo. Sin duda, es esencial que más allá de la presión laboral cualquier madre encuentre un tiempo, especialmente, durante el fin de semana para compartir con su hijo. Compartir tiempo ayuda a estar más cerca de los niños, conocer cómo se siente el pequeño, saber qué esperan del presente y del futuro.

Los niños pueden implicarse en la cocina a través de los juegos. Por ejemplo, la madre puede organizar un plan para preparar una receta divertida en la que el niño se divertirá y además, también aprenderá algunas recetas sanas y saludables. Una buena opción sería preparar galletas o un postre para poder disfrutarlo en familia el sábado en la hora de la merienda.

Además, cuando los niños se implican en la comida también descubren la importancia de aprender a comer bien y apostar por una dieta sana y equilibrada.

Maite Nicuesa en exclusivo para Aprender.name

2 pensamientos en “Aprender a cocinar jugando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>